Sachsenhausen, viaje al horror.

Buenas. Después de un tiempo sin actualizar el blog debido a varias visitas familiares, proseguimos con la narración de nuestras andanzas en Alemania.
En el relato de hoy os quiero llevar a uno de los primeros campos de concentración de la Alemania nazi que, además, serviría de ejemplo para la construcción de otros centros de internamiento como Auschwitz o Dachau.


Sachsenhausen se encuentra en la población de Oranienburg, a unos 35 km. al norte de Berlín (aproximadamente unos 40 min. desde el centro en el S1) y se puede llegar desde la estación de tren del pueblo tras un pequeño paseo que, paradojicamente, es el mismo que hacían los prisioneros desde que el campo empezó a funcionar allá por 1936 hasta que los rusos lo liberaron en 1945.
Una vez allí, la verdad es que el sitio es muy tranquilo, con árboles y pajarinos cantando. Nada tétrico como podría parecer a primera vista. La entrada es gratuita y la audioguia (muy recomendable) cuesta 3€.

Tras avanzar por una calle, el visitante se da de bruces con la entrada principal del campo, conocida como la casa A (dónde estaban los hornos era la Z...), de aspecto sobrio, tal cual estaba hace 70 años, que junto a la mítica inscripción ARBEIT MACHT FREI (El trabajo os hará libres) da la macabra bienvenida al campo.
Una vez atravesado el umbral de la casa A, se encuentra uno en una gran explanada donde destaca el hecho de que pocos edificios quedan en pie, como por ejemplo los barracones 38 y 39, las celdas de castigo o las enfermerías, donde se llevaron a cabo atroces experimentos médicos.



Me impresionaron mucho las camas, de madera, enormemente pequeñas agrupadas en literas de tres, o los servicios, poco usados por la noche por miedo a perder el sitio en el camastro. El 38 está medio quemado por un ataque de jovenes neonazis, pero todavía se nota el peso del horror. Da MUCHO miedo pensar en estar hacinado ahi por el invierno con el frio que hace aqui, currando como un burro y sin saber si vas a volver al atardecer.


En el otro extremo de la explanada, en lugar preferente, se encuentra el monumento conmemorativo, un gigantesco obelisco levantado por los rusos para rendir homenaje a las victimas.


Justo al lado, el visitante puede apreciar la zona destinada a los fusilamientos y depósito de cadaveres (dónde se descubrieron dos enormes fosas comunes) pegado a la zona denominada Z, donde se encontraban los hornos crematorios y que fue el triste final para, en torno a 20.000 personas, sin contar los que eran asesinados al llegar al campo.
La verdad que la excursión nos gustó mucho. A pesar del sabor agridulce que te queda, creo que es una visita obligada para todo el que se deje caer por Berlín.


Talueguin!

11 Response to "Sachsenhausen, viaje al horror."

  1. Elena says:

    Lo que tengo que trabajar para conseguir escribir un comentario, esta cuenta Google me tiene inquina. Fantástico relato, se lo oí contar a mi hermanita y me quedé igual de apabullada. Muy bien, como siempre, muchos besos

    muy buena entrada, si señor, y espectaculares las fotos. La verdad, que es acongojante...

    Fon says:

    Gracias, la verdad es que si profundizas un poco, da miedo. La audioguía cuenta unas movidas de cagarse, por ejemplo, que un grupo de niños fueron traídos desde Auswitz para un experimento médico donde les inyectaban el virus de la hepatitis o a prisioneros que les metian paja podrida en brazos y piernas para experimentar con gangrenas, que eran comunes entre los soldados en la guerra.

    Por cierto, las fotos son cosecha propia.

    Saludos!

    maria says:

    Lo leo y se me ponen los pelos de punta otra vez...!!

    Silvia says:

    uff... no me extraña María! a mi me pasa lo mismo. me imagino que hbra sido muy emotivo estar alli.
    y muchísimas gracias por darnos a conocer Alemania!! cada vez que leo una de vuestras publicaciones mas me alegro de que lo hayais hecho!!
    besines!!!

    Vaya pasada de blog !!! Y el artículo está genial !! Mi más sinceras felicitaciones. Mola mucho. Tan sólo una sugerencia: podíais incluir algún gadget (complemento) al blog: un reloj, contador de visitas, un icono que marque el tiempo que hace en Berlín y en Oviedo, y sobre todo, algún link a páginas web de interés. Lo podéis hacer vía Blogger o importar algún gadget de páginas web. Si tenéis algna duda, me comentáis.

    Un abrazo para los dos. Y repito, me encanta el dieño el blog. Sois los mejores!!

    Fon says:

    Gracies Lolo, lo tendremos en cuenta.

    Marcos says:

    como mola, hay que irrr!

    Lidia says:

    Perfecta entrada.......Arbeit macht Frei........si claro..

    primy says:

    ES MUY JARTO TODO ESTO, LA VERAD QUE COMO DECIS, SE PONEN LOS PELOS DE PUNTA.... UN ABRAZO ENORME Y GRACIAS POR ACERCARNOS UN POCO TODA LA HISTORIA!!!!

    borjabor says:

    apoyo la iniciativa de Lolo, si usais mas fuentes que la propia experiencia personal, adjuntarlos!!
    un besazo!!!!!!!
    el pichonnnn!! ejje

Publicar un comentario

Powered by Blogger